diad

Traemos hoy una interesantisima historia que encontramos en la hemeroteca de ABC sobre Manuel Otero, el único español que murió en el desembarco de Normandía.

Manuel Otero Martínez, nacido en Serra de Outes (La Coruña) el 29 de abril de 1916, es el único español fallecido hace 70 años en el desembarco de Normandía, una de las operaciones militares más significativas de la Segunda Guerra Mundial. Su historia permaneció oculta durante todo este tiempo hasta que hace ocho meses, una sobrina suya se puso en contacto con el Museo Militar de La Coruñasolicitando información sobre su tío. Así empezó una investigación que ha relatado a Europa Press uno de sus impulsores, Manuel Arenas, presidente de la Asociación de Amigos del Museo Militar de La Coruña y la Asociación Histórico Cultural «The Royal Green Jackets».

«Cuando recibimos la llamada, lo primero que pensamos es que sería alguien de la División Azul o de ‘La Nueve’ (División francesa que integró a 150 republicanos españoles, también conocida como la División Leclerc). Pero cuando nos dijo que su tío era del ejército americano y que había fallecido en la playa de Omaha, me quedé a cuadros», recuerda Arenas.

La vida del único español fallecido en Normandía es una vida marcada por la guerra y el infortunio. Cuando Manuel Otero apenas tenía 20 años, estalló la Guerra Civil española y a él le sorprendió el alzamiento en el Puerto de Santander, donde trabajaba como mecánico de la marina mercante. Como a tantos otros españoles, simplemente le tocó un bando, en su caso el republicano. Su familia, en Galicia, permaneció en zona nacional. Sobrevivió a los años de guerra y participó en batallas clave como la de Brunete (Madrid). Finalmente cayó prisionero y fue encarcelado en Barcelona.

Su familia movió sus influencias en el bando vencedor y lograron sacarle de prisión. Pero al volver, la guerra había cambiado al pueblo y él nunca dejó de estar señalado por algunos vecinos. Por ello decidió empezar una vida nueva y cruzar el Océano Atlántico para hacer las américas, al igual que tantos emigrantes gallegos. En su caso fue a Estados Unidos y fijó su residencia en Nueva York.

 diad2

Cartas a su madre

 

Así lo atestiguan los diarios que iba escribiendo su madre a partir de las cartas que recibía de su hijo emigrante en Estados Unidos. Había logrado establecer un negocio en Nueva York y empezaba a hacer dinero. Había abandonado la convulsa Europa huyendo de las guerras y comenzaba a vivir el sueño americano.

Pero Manuel Otero tomó una decisión que a la postre significaría su final: para conseguir la nacionalidad estadounidense, se alistó de forma voluntaria en el Ejército. Con apenas seis meses de estancia, lograba ser ciudadano americano. La mala suerte se volvió a cruzar en la vida de este gallego cuando tan sólo tres días después Japón perpetró el bombardeo sobre Pearl Harbour, que provocó que Estados Unidos entrase en la Segunda Guerra Mundial junto al bando aliado. Era el año1941.

Manuel Otero fue enviado de los campamentos de instrucción de Estados Unidos a Europa. «Prácticamente estuvo un año haciendo todos los entrenamientos del desembarco, que era una operación secreta», relata Arenas. Desembarcó en la Big Red One, una División de infantería, concretamente fue encuadrado en el 16 Regimiento de Infantería destinado a desembarcar en la Playa de Omaha, en el sector G. Había varios sectores uno de ellos era el ‘Doc Green’, celebre por la película ‘Salvar al soldado Ryan’. El único español en esos momentos se encontraba en el otro extremo de la playa.

Fue de los primeros que embarcaron, en torno a las 6 de la mañana y como en la oscarizada película de Steven Spielberg, Manuel Otero también llegó a bordo de una barcaza. La marea estaba muy baja en ese momento y era mucha la distancia a recorrer hasta el primer refugio. A diferencia de otras playas, el mariscal alemán Erwin Rommel había provisto buenas defensas en Omaha. Había minas, obstáculos, gran cantidad de bunkers… La unidad de Otero fue diezmada prácticamente entre el 60 y el 70 por ciento sólo en la arena de esa playa, entre ellos el propio Otero.

 diad3

Medalla con la Cruz Púrpura


Su familia ha custodiado en silencio durante 70 años todos los recuerdos de Manuel Otero, como los documentos que acreditan la concesión de la Medalla con la Cruz Púrpura, que tiene su única hermana viva residente en Como (Italia).

También en su pueblo natal, en la Sierra de Outes, sus familiares guardan el arcón en el que mandaron el féretro con sus restos mortales. Fue el hallazgo de este arcón en perfectas condiciones lo que convenció a Arenas y a otros dos socios de la Asociación Histórico Cultural “The Royal Green Jackets”, que fueron a verlo personalmente. Tambiénles mostraron la tumba en la que figura la fecha de su muerte: 6 de junio de 1944. Conocido por la Historia como ‘El día D’.

«Encontramos un arcón de madera recubierto forrado de cinc con las típicas letras americanas de molde. Ponía en inglés el nombre Manuel Otero y el número de serie que es como la matrícula del soldado, dónde dice la Unidad, el Regimiento, el Batallón… es lo que llevan en lasplacas en el cuello. Ponía también la dirección de Serra de Outes y el nombre de su padre como destinatario», cuenta Arenas. A partir del número de serie, los historiadores de la asociación miraron archivos americanos y encontraron la hoja de reclutamiento de Otero y desarrollaron toda la investigación.

En torno al entierro definitivo en Galicia se produjo otro hecho insólito. Tras su muerte fue enterrado en el cementerio de San Lorenzo en Normandía, junto a otros 6.000 soldados. Pero el padre de Manuel Otero comenzó a hacer gestiones con la embajada y el consulado americano en Galicia para recuperar los restos de su hijo. Pasaron varios años hasta que se produjo el traslado y pudo ser enterrado en el cementerio de la parroquia de Outes.

 diad4

Bajo la bandera estadounidense

 

Lo paradójico es que el párroco, en el certificado de defunción, cita un posdata donde dice que «ha sido enterrado por soldados del Ejército norteamericano con todos los honores. Fecha: 18 de septiembre de 1948». «¿En esa época Franco permitiría venir a soldados de uniforme para hacer el entierro?», se pregunta Arenas, quien advierte de que no hay rastro del suceso en la prensa de la época.

Sin embargo, el propio Arenas narra que una mujer del pueblo que cuando sucedió aquello apenas tenía 9 años dice recordar aquel entierro y especialmente como a la persona fallecida se le dio sepultura con una bandera roja y blanca que ella no conocía además de unos militares que hablaban de una forma extraña y que acompañaban el féretro. «Es decir, que compañeros suyos debieron venir al entierro de La Coruña», apostilla Arenas.

«Es un personaje olvidado durante 70 años y su historia merece que sea conocida en toda España. Tuvo mala suerte en todos los sentidos, era un joven que tenía el sueño de prosperar, el sueño del emigrante gallego.Es el único gallego y el único español. Miramos todos los listados de fallecidos del Ejército americano y había puertoriqueños o mexicanos, pero el único que figura como español era Manuel Otero y murió un día como hoy hace 70 años», zanja Arenas.

Fuente: Hemeroteca ABC

Anuncios

Paradise Lost: Los tres de West Memphis

Publicado: 1 noviembre, 2013 en Siglo XX
Etiquetas:,

Pues resulta que buscando información para escribir un post sobre la grandisima serie documental de la HBO “Paradise Lost” sobre los llamados tres de West Memphis, me he encontrado con una gran entrada sobre el tema en filmicas.com, gran blog sobre cine que os recomiendo a todos, como no me veo capaz de mejorarla prefiero compartir la original.

De obligado visionado, los tres documentales rodados en un intervalo de casi 20 años, narran como tras el asesinato de tres niños y debido a la presión popular, tres adolescentes son detenidos, juzgados y condenados sin la mas mínima garantía judicial.

Fuente: http://filmicas.com/2012/01/31/paradise-lost-el-documental-en-busca-de-justicia/

fílmicas

En 1993, el brutal asesinato de tres menores de 8 años en la ciudad de West Memphis (Arkansas) indignó a la sociedad estadounidense que pedía encontrar a los culpables y hacer justicia con ellos. Tres adolescentes de la misma ciudad, Damien Echols,  Jessie Misskelley Jr y Jason Baldwin fueron enjuiciados, encontrados culpables y sentenciados a cadena perpetua y, en el caso de Echols, a la pena de muerte. El juicio de estos adolescentes atrajo la atención de la prensa nacional y de los documentalistas Joe Berlinger y Bruce Sinofsky, quienes con al apoyo del canal de cable HBO decidieron hacer un documental sobre este caso. Un documental que lentamente les permitió darse cuenta de las inconsistencias en el juicio y las dudas sobre la culpabilidad de los jóvenes.

Ver la entrada original 1.292 palabras más

Leonardo

Aprovechando que se acaba de cumplir el 40 aniversario de los hechos, vamos a hablar de la triste historia de Leonardo Henrichsen, cámara de televisión que filmó su propia muerte.

Había nacido en Buenos Aires en 1940, comenzó como aprendiz en el noticiero “Sucesos argentinos” siendo apenas un niño, en 1955 comienza a trabajar para el Canal 7 argentino hasta 1969 cuando es fichado por el canal sueco SVT, donde se especializa en cubrir golpes de estado, hasta en 14 de ellos llego a trabajar, murió antes de cubrir el 15.

El 29 de junio de 1973 Henrichsen estaba destinado en el convulso Chile de Salvador Allende. Junto a su compañero Jan Sandquist se encontraban en el hotel Crillon de Santiago cuando empezaron a sonar los primeros disparos que anunciaban la sublevación militar conocida después como “el tanquetazo” y que no fue sino un anuncio del golpe de Pinochet que derrocaría al gobierno el 11 de septiembre. Los dos periodistas decidieron salir a filmar los disturbios en el centro de la ciudad. Cerca del Palacio de la Moneda, en el cruce de las calles Agustina con Morandés, Leonardo se encontraba filmando a una patrulla cuando uno de los militares apuntó su arma y disparó, así es como el cámara filmó su propia muerte.

2

Las imágenes no se dieron a conocer hasta un mes después, provocando gran conmoción en todo el mundo.

La identidad del asesino no se conoció hasta 2005, el cabo Héctor Hernán Bustamante había sido el culpable.

Tras haberse dado por prescrito el crimen, los hijos del periodista consiguieron que la Corte de Apelaciones reabriera el caso en 2007. Sin embargo, Bustamante fallecía sin pagar su culpa en 2008, antes de que acabara la investigación.

Ver video

plaszowbau

Todos conocimos a Joseph Bau, asistimos a su boda con Rebecca Tennenbaum en La lista de Schindler (S. Spielberg 1993), a escondidas, en el barracón de mujeres del guetto de Plaszow en Cracovia, lejos de la temible mirada de Amon Goeth, comandante del campo.

Joseph Bau en su estudio.

Joseph Bau en su estudio.

Rebecca fue enviada a Auschwitz donde logró evitar la cámara de gas hasta en tres ocasiones engañando al mismísimo Dr. Menguele, el angel de la muerte. Bau logró salvar la vida al convertirse en uno de los judíos de Schindler, al que uniria una gran amistad hasta la muerte de este en 1974.

Oskar Schindler segun J. Bau

Oskar Schindler segun J. Bau

Habia nacido en Cracovia (Polonia) en 1920. Dibujante, poeta y escritor, vio como un oficial de las SS asesinaba a su padre delante de él, su hermano menor también fue asesinado en Plaszow y su madre después de ser liberada de Bergen-Belsen murió a causa de una gran ingesta de comida que su estómago no pudo asimilar después de años de hambruna, miles de liberados de los campos morirían por este motivo, una macabra ironía del destino.

1

En 1950 se instala en el recién creado estado de Israel donde ejerció como grafista y dibujante de comics llegando a ser conocido como el Walt Disney israelí por sus dibujos animados.

2

En febrero de 1971 participa como testigo en el proceso contra el asesino de su padre en Austria, volver a revivir aquello no le ayuda a sentirse mejor. Expuso su obra en EEUU y relató sus vivencias con gran sentido del humor en el muy recomendable libro “El pintor de Cracovia” (Ediciones B). Fallecio en Tel Aviv en 2002.

Para saber mas: http://www.josephbau.com

La inmolación de Jan Palach

Publicado: 12 junio, 2013 en Siglo XX
Etiquetas:, ,
Primavera de Praga, 1968

Primavera de Praga, 1968

En agosto de 1968, tropas soviéticas invadían Checoslovaquia y acababan por las bravas con la llamada “Primavera de Praga”. Las medidas liberalizadoras que el entonces líder checo Alexander Dubček habia tomado, significaban un gran avance democrático para el maltrecho pueblo checo, harto ya del yugo sovietico.

El aumento de la libertad de prensa, la libertad de expresión y la libertad de libre circulación propuesto por Dubček hacían a la gente soñar con el fin del comunismo y la ansiada libertad de los prosperos estados occidentales. De pronto los intelectuales y los estudiantes tomaban la calle, en las emisoras de radio se podía criticar al regimen y bajo el empedrado gris metal se filtraba la fina arena de la playa.

04

Ni que decir tiene que en la URSS se llamo al orden a las autoridades checas, pues en Moscu aun tenían fresco el recuerdo de la revolución húngara de 1956. No resueltos a permitir una revuelta semejante, los países del Pacto de Varsovia acuerdan la invasión, que se produce durante la madrugada del 20 al 21 de agosto de 1968.

La inmolación de Jan Palach

El 16 de enero de 1969 la Radio Checoslovaca transmitió el siguiente parte policial:

“La policía municipal de Praga comunica que hoy, hacia las quince horas, el estudiante J.P. de la Facultad de Letras se roció en la Plaza de Venceslao con un líquido inflamable todavía no identificado y prendió fuego a sus ropas, provocándose graves quemaduras.”

2

En la pequeña ciudad de Vsetaty, a 30 kilómetros al norte de Praga, escuchó el noticiero en su modesto domicilio la señora Libuse Palachová sin sospechar que bajo las iniciales J.P. se ocultaba el nombre de su hijo, Jan Palach.

El jueves 16 de enero de 1969 por la mañana, el estudiante de la Facultad de Filosofía y Letras, Jan Palach, de 20 años de edad, salió en tren de su casa en Všetaty a Praga. Se dirigió a la residencia estudiantil donde pasó toda la mañana. Antes del mediodía Jan Palach abandonó su cuarto. No está claro qué hizo en las horas siguientes. En un comercio de utensilios domésticos en la calle Na Poříčí compró dos baldes de plástico de color blanco con tapas azules. En una gasolinera en la calle Opletalova las llenó con cuatro litros de gasolina.

1

Pocos minutos antes de las dos y media de la tarde se encontraba ya junto a la fuente bajo el edificio del Museo Nacional en la Plaza Venceslao de Praga. Se roció con la gasolina y se prendió fuego. En el lugar quedó su carpeta. Dentro había un cepillo de dientes, una naranja, un manual de alemán, dos calendarios de bolsillo para los años 1968 y 1969, un sello polaco, una cinta tricolor, nueve billetes de transporte y otros objetos personales. Y también una carta sin dirección:

“Debido a que nuestras naciones se encuentran en un estado de desesperanza y resignación hemos decidido manifestar nuestra protesta y despertar al pueblo de este país. Yo tuve el honor de que me tocara el número uno y presentarme como la primera antorcha”, escribió Jan Palach.

Al arder como una antorcha viva en la céntrica Plaza de Venceslao, Jan Palach sufrió graves quemaduras en el 80 por ciento de la superficie del cuerpo. Cuando lo traían al quirófano, el personal médico pudo oír sus primeras palabras:Yo no soy una suicida.

Antes de inmolarse, Jan Palach envió a varias direcciones, entre otras a la Unión de los Escritores, una carta en la que explicaba los motivos de su sacrificio. Jan Palach escribía:
“Debido a que nuestra nación ha llegado al borde de la desesperanza hemos decidido expresar nuestra protesta y despertar al pueblo de la siguiente manera:
Nuestro grupo está integrado por voluntarios que están determinados a autoinmolarse por nuestra causa. Yo tuve el honor de resultar sorteado como el número 1 y así he obtenido el derecho de escribir las primeras cartas y convertirme en la primera antorcha. Nuestras demandas son:
1) inmediata abolición de la censura
2) la prohibición de la divulgación del periódico Zprávy.”

Zprávy era un periódico publicado por los ocupantes soviéticos en el que la brutal agresión a Checoslovaquia era llamada de “ayuda fraterna”.

“De no cumplirse nuestras exigencias dentro de cinco días, arderán otras antorchas”, terminaba la carta firmada:Antorcha Nro.1.

¿Existía de veras un grupo de voluntarios dispuestos a la autoinmolación? Ello sigue siendo un enigma.

Jan

Jan Palach

Jan Palach falleció el 19 de enero de 1969 a las tres y media de la tarde. Poco antes lo había visitado su colega Lubos Holecek que transmitió a la radio las últimas palabras de Jan Palach:
“Mi acto cumplió su finalidad, que nadie vuelva a intentarlo, que traten de salvar a esos estudiantes, ellos han luchado por el cumplimiento de nuestros objetivos, que sigan luchando vivos…”
Los funerales de Jan Palach, el 25 de enero de 1969, se convirtieron en una multitudinaria manifestación. La ceremonia fúnebre tuvo lugar en el Karolinum, sede de la histórica universidad praguense.

En un emotivo discurso, el rector de la Universidad Carolina, Oldrich Starý, resumi el significado del sacrificio de Jan Palach:”Tu acto, Jan Palach, es manifestación de un corazón puro, del amor supremo hacia la verdad, la libertad y la democracia. Tú has hecho el máximo sacrificio en aras de la nación. Somos una nación pequeña que ya varias veces estuvo al borde del exterminio. Esta antorcha humana apela a todas las personas de buena voluntad…”

Fuente: http://www.radio.cz

corridos

Pocos generos musicales resultan tan gráficos para el oyente como la llamada música norteña mexicana. Bandas como los Tigres del Norte, los Tucanes de Tijuana, los Huracanes del Norte o Grupo Exterminador son capaces de condensar en tres minutos complejas historias de pistoleros y narcos, con todo lujo de detalles.

Hoy me voy a servir de algunas canciones de este genero para contar la historia de los hermanos Del Fierro, la llamada “dinastia de la muerte”. Es la historia de una familia del norte de Mexico que a lo largo del siglo XX sufrio innumerables asesinatos, supuestamente causados por problemas de lindes con familias rivales de gatillo fácil, casi siempre en tierras de Matamoros y Valle Hermoso, en el estado de Tamaulipas.

No hay mucha información al respecto en Google, por eso nos viene de perlas la envidiable capacidad de síntesis de estas canciones para acercarnos a la historia.

Empezamos por el que para mi es el mas grande, Ramon Ayala y los Bravos del Norte, la canción se llama “Once Tumbas” y recorre uno por uno en orden cronologico a todos los miembros caidos de la familia.

Ramon Ayala y los Bravos del Norte – Once tumbas

Fronteras Tamaulipecas como olvidar tu recuerdo
si en tus pueblos han matado a los hermanos del Fierro
y a todos han traicionado porque les tenian miedo.

En 1930 en ese rancho la Piedra
le dieron muerte al primero, Rolando asi se llamaba
y el año del treinta cuatro asesinaron a Blanca.

Hector el cuarenta y ocho y Eleazar en el cincuenta,
cincuenta y dos Baldomero, lo mataron en Reynosa
y Ema en el cincuenta y cuatro sigue aumentando la cuenta.

Bernardo el cincuenta y cinco, Daniel el sesenta y nueve,
Eron murio en Valle Hermoso el 28 de diciembre,
Reynaldo el setenta y uno en una emboscada muere.

A Gilberto le tumbaron un brazo en Cd. Reynosa,
pero no lo remataron tenian miedo a su presencia
y al final vino muriendo por la misma consecuencia.

Hoy se convierte en leyenda la dinastia de la muerte,
hay un panteon que es testigo en la frontera del norte,
once cruces, once tumbas y en cada tumba un valiente.

Video

Ramon Ayala, afinando su guitarra

D. Ramon Ayala, afinando su guitarra

Ahora ya conocemos a los miembros de la familia, a partir de aquí las canciones se centran en un miembro especifico del clan. Seguimos con D. Ramon que nos cuenta la emboscada a Daniel del Fierro.

Ramon Ayala y los Bravos del Norte – Daniel del Fierro

Año del ’69, yo quisiera recordarles
que ha muerto Daniel del Fierro, la tragedia he de cantarles
cayo en terrible emboscada de unos falsos aduanales.

En un pueblito del norte de tierras Tamaulipecas
fue acribillado a balazos cuando iba en su camioneta,
hiriendo a Eron y a Ricardo con balas de metralleta.

Ese rancho de la Piedra, lugar que lo vio nacer,
le han aumentado los muertos y una tumba mas con el
de una cruz acompañado ha recibido a Daniel.

Terminar la dinastía sus rivales han querido,
si los hermanos del Fierro a balazos han caído,
la forma en que ellos murieron jamas pasara al olvido.

Con rumbo hacia Matamoros vuela paloma norteña,
anda avisarles a todos, tambien al rancho la Piedra
que ha muerto Daniel del Fierro, ya les cante su tragedia.

Video

Turno ahora para los Cadetes de Linares, que nos hablan del final de Eleazar del Fierro.

Los Cadetes de Linares – Eleazar del Fierro

1950, el mes de Agosto corría,
ya murió Eleazar Del Fierro, lo mato la policía,
vinieron de Matamoros, a quererlo desarmar
Eleazar ya maliciaba, que lo querían matar.

Eleazar ya había dicho, antes de hacerse la bola,
primero me mataran, que quitarme mi pistola,
Juan Osuna se llamaba, aquel que en tal mala hora
a balazos lo mato, con una ametralladora.

Eleazar al verse herido, se rió de lo que habían echo,
cobardes así son hombres, habían de entra por derecho
Juan sabía que por derecho, no le podían hacer fuego,
porque Eleazar era un hombre, que no conocía el miedo.

Después de la balacera, de aquella hora tan atroz,
ya su alma fue a descansar, con la justicia de Dios,
aguila real que volaste, no te canses de volar,
anda a avisar a “La Piedra”, que mataron a Eleazar

Video

Y acabamos con los Donneños cantándole a Baldomero del Fierro.

Los Donneños – Baldomero del Fierro 

Señores tengan presente, yo les vengo a relatar
que a Baldomero del Fierro muerte le acaban de dar,
un dia 23 de enero, como a las nueve serian,
lo mataron en Reinosa, no se sabe quien seria.

Salio de la comandancia, en su carro iba volando,
como a los treinta minutos el ya estaba agonizando.
varios disparos le hicieron cuando el carro allí llego
que Baldomero del Fierro pues ni cuenta se dio,
cien balazos le contaror a su carro en que el andaba
ese dia Baldomero ni en su mente lo pensaba.

Cuatro fueron los cobardes que en el camino lo espiaron,
el tenia que ir a su rancho , allí donde lo mataron,
Baldomero era valiente, las pruebas había dado,
en la cantina en Reinosa ya se había balaceado.

Ese dia Baldomero mala suerte le toco,
solo diosito lo sabe en la forma que el murió,
ya con esta me despido, ya termine de cantar,
en Reinosa, Tamaulipas, esto acaba de pasar.

Video

Los Donneños

Los Donneños

Y esto fue todo, si te a gustado no olvides dejarnos un comentario, gracias y hasta el proximo post.

Birkenau

El llamado “Album de Auschwitz” es una colección de casi 200 fotografías encontradas por Lilly Jacob-Zelmanovic Meier en el campo donde se encontraba internada. En las imágenes se documenta el proceso que se seguía con los deportados, en este caso procedentes de Hungria, país que sufrio aproximadamente 400.000 victimas durante el Holocausto.

En 1980 el  álbum fue donado al Yad Vashem (Centro mundial de documentación, investigación, educación y conmemoración del Holocausto).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Álbum de Auschwitz es la única evidencia visual de la masacre perpetrada en Auschwitz-Birkenau. Es un documento único y fue donado a Yad Vashem por Lilly Jacob-Zelmanovic Meier.

Las fotografías fueron tomadas a finales de mayo y principios de junio de 1944 por Ernst Hofmann y Bernhard Walter, dos hombres de las SS cuya función era tomar fotos identificatorias y huellas digitales a los presos (no a los judíos que eran enviados directamente a las cámaras de gas). Las fotografías muestran la llegada de los judíos húngaros de Carpato-Rutenia. Muchos de ellos provenían del gueto de Berehov, el cual reunía a judíos de otras ciudades pequeñas.

El comienzo del verano de 1944, fue el momento cumbre de la deportación de los judíos húngaros. Con este propósito una vía de tren especial fue extendida desde la estación de fuera del campo hasta una rampa dentro de Auschwitz. Muchas de las fotografías del álbum fueron tomadas en la rampa. Luego los judíos debían pasar un proceso de selección, llevado a cabo por los médicos y guardias de las SS. Aquellos considerados apropiados para el trabajo, eran enviados al campo, en donde eran registrados, despiojados y distribuidos en las barracas. El resto era enviado a las cámaras de gas. Los llevaban hasta allí con la excusa de tomar una inofensiva ducha, luego sus cuerpos eran cremados y las cenizas esparcidas en un pantano vecino. No solo explotaban despiadadamente a aquellos judíos que no asesinaban inmediatamente, sino que también los despojaban de todas las pertenencias que traían con ellos. Inclusive arreglos dentales de oro eran extraídos de las bocas de los muertos por un grupo especial de prisioneros. Los efectos personales que los judíos traían consigo eran seleccionados y guardados en un área denominada por los prisioneros “Canadá”, la tierra de la abundancia.

Las fotos en el álbum muestran el proceso completo, excepto los asesinatos mismos.

El objetivo del álbum es poco claro. No tenía propósitos propagandísticos, ni se advierte tampoco ningún evidente uso personal en ellos.

Se asume que fue preparado como documento oficial para alguna autoridad superior, al igual que ocurrió con álbumes de fotos de otros campos de concentración.

Lily nunca escondió el álbum y en varias ocasiones se publicó acerca de su existencia. Inclusive lo había presentado como testimonio durante los juicios de Auschwitz en Francfort en los años 60’. Ella lo guardó durante todos esos años hasta que el famoso cazador de nazis Serge Klarsfeld la visitara en 1980 y convenciera de donar el álbum a Yad Vashem.

En 1994 llegó el álbum a manos del laboratorio de conservación de Yad Vashem, en donde se guardó información sobre cada una de las fotos en el banco de datos computarizado del archivo. El equipo del archivo logró comparar y hacer coincidir las fotografías con fotos aéreas tomadas por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en diferentes ocasiones durante 1944 y 1945. En el año 1999, el álbum en su totalidad fue escaneado con un equipo digital de la más alta calidad.

El álbum contiene 56 páginas y 193 fotografías. Algunas de las fotos originales no se encuentran en el álbum, aparentemente aquellas entregadas por Lily a sobrevivientes que identificaron en ellas a parientes. Una de estas fotografías fue donada recientemente a Yad Vashem.

Fuente: http://www.yadvashem.org